…Pero al compartir las mismas angustias, carencias y desasosiegos, una extraña paz alcanza el milagro de apaciguarnos, porque nos decimos, aun en medio de pucheros, “todo va a salir bien”….