20 abril, 2016 2 Comentarios AUTOR: Laidi CATEGORÍAS: Estampas, Literatura Etiquetas: , , , ,

Cuando viajamos

Al salir de Cuba casi llevamos más preocupaciones que las que a diario nos agobian. Las razones son múltiples; solo me detendré en algunas. “Quedar bien”, esa frase tan nuestra, es el primer propósito que nos trazamos. Ya sea en casa de la amiga que nos invita, en el congreso adonde iremos o en la feria X donde representaremos a Cuba, tenemos que quedar bien.

Esto se traduce en: causar buena imagen, devolver gestos amistosos, actuar con elegancia, obviar malas acciones, ser notorios sin ostentación, mantener la buena postura de invitados, comer lo que nos ofrezcan aunque nos parezca repulsivo, aceptar obsequios que no necesitamos, bailar y cantar si nos lo piden (siempre se espera que bailemos guaguancó y entonemos Guantanamera), impresionar con nuestra educación, solidaridad y simpatía todo el tiempo a pesar del frío o del calor, y de los deseos de cumplir con la segunda prioridad: conseguir lo que la familia nos ha pedido.

Así las cosas, además de mostrar los aprendizajes del Manual de educación formal y de exponer la tesis, dar la conferencia o lo que se espera de nuestra presencia, tenemos que sacar tiempo para ir de compras. Resulta muy gracioso que en medio de un congreso sobre “Nefroangioesclerosis: proyectos futuros” o de un Encuentro solidario con El Más Acá pidamos a los anfitriones que, por favor, nos indiquen cómo llegar a la quincalla más cercana. Y más barata, por supuesto.

Este tipo de solicitud solemos hacerla a una mujer. Creemos que una dama es más apropiada que un caballero para asuntos de urgencias domésticas. Será el “constructo social” que no obviamos, a pesar de todo. En fin, que casi siempre una mujer nos acompaña a los menesterosos afanes de comprar. Aunque nos apene, delante de sus ojos sacamos la lista que nos dieron amigos y familiares antes de salir.

Entre un “repuesto de filtro de agua” y una “manguerita del refrigerador” caben los pantalones del niño, las sandalias de la abuela y un tubito de mentol, sin olvidar al esposo, que solicita tornillos y un taladro eléctrico. Entre cubanos nada despierta suspicacia, pero hay que ver la cara de la japonesa que nos invitó cuando, traductor por medio, accede a llevarnos a una ferretería. El gran humorista Osvaldo Doimeadiós ha representado muy bien esta fase de nuestro viaje temporal: vamos al museo mejor del mundo y mientras contemplamos pinturas famosas, pensamos “zapatos, zapatos, con suela de goma para el niño, sin tacón para la vieja, con cordones para el muchacho, zapatos, zapatos…”.

Luego viene la tercera fase, el tercer paso de nuestro viaje: la añoranza. Una vez terminada nuestra faena principal (dividida en dos, como ya vimos), toca el turno de extrañar. Por increíble que parezca, a la semana de estar fuera ya comenzamos a soñar con el regreso. Nos imaginamos las caras de nuestros colegas al recibir las buenas nuevas que llevamos en cuestiones laborales, científicas, culturales. La alegría de nuestra familia cuando vea que al fin dejará de gotear elfrigidaire, la de nuestra pareja al decirle “me hiciste mucha falta”, la de nuestros hijos que con disimulo también nos necesitaron, pero, sobre todo, sentimos mucho placer de volver.

Es cierto que para nosotros no compramos nada, pero salir un rato, conocer nuevos amigos, aprender de otros países, decir “soy de Cuba” y otras sentimentalidades por el estilo son razones suficientes para convertirnos en viajeros peculiares. De esos que se erizan cuando escuchan lejos el Himno Nacional.

IMG_5716 copia IMG_5952

Tomado de Cuba a contraluz- http://cubacontraluz.com/2015/10/02/cuando-viajamos/

2 Comentarios

  1. Greity 2 años ago says:

    Siempre tan atinada, nuestra Laidi Fernández de Juan, me ha encantado la comparación con el monólogo de Doimeadiós, el cual por cierto, no me cansaba de ver en Bellas Artes.
    Un abrazo fuerte.

    Responder
  2. Yannis Lobaina 2 años ago says:

    Maravilloso texto, como siempre querida amiga, y no te voy a decir que me hiciste llorar, porque eso va junto a cada cosa que leo sobre nosotros los cubanos. Los que de alguna manera residimos entre cuba y x país. Nuestras zozobras son constantes, nuestra esquina de regalos se va llenando cada mes, nuestros pedidos y ansias de regresar. Como siempre, muchas gracias. Un gran abrazo.

    Responder

ENTRADAS RECIENTES

Categorías

abril 2018
L M X J V S D
« May    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

SÍGUEME

Suscríbete


LAYOUT