3 abril, 2016 2 Comentarios AUTOR: Laidi CATEGORÍAS: Sin categoría Etiquetas: , , , ,

Crucipalabras

Como he dicho otras veces, me encantan los juegos de palabras. Los crucigramas, las sopas de letras, los acrósticos, los “enlaces de vocablos”, esas formas de entretenimiento me resultan muy divertidas. Y además, educadoras, qué duda cabe. Mucho antes de que se recomendara esta manera de ocupar el tiempo libre como terapia para alejar el Alzheimer, ya éramos muchos los aficionados a jugar con las palabras, a nivel mundial. Al parecer, se han cumplido101 años del primer crucigrama que se publicó en el suplemento dominical Fun, del New York World. Según otra información, las primeras versiones de ese entretenimiento aparecieron en el siglo XIX en Inglaterra, pero en cualquier caso, se le atribuye al periodista británico Arthur Wynne la gloria de haber hecho pública esta forma de instruirse divirtiéndose, luego de transformar un rompecabezas que su abuelo le había enseñado a resolver. Entre las modificaciones de Arthur están el invento de los cuadros negros entre palabra y palabra, y las claves para adivinar los vocablos.

Primer crucigrama modernoprimer crucigrama moderno solucion

Cuando revisamos la historia de los crucigramas, descubrimos, al menos, un par de datos interesantes: Liverpool no solo aportó al mundo la genialidad de los Beatles, sino también al creador moderno de los cruces de palabras, y por un error tipográfico del periódico New York World, que consistió en alterar el orden de las palabras Word Cross en Cross Word, nació el nuevo vocablo que conocemos hoy dia.

Lo cierto es que a los cubanos nos gusta dejar pasar el tiempo en colas, intentando resolver acertijos que no sean tratar de adivinar a qué hora llegará la funcionaria de Vivienda o del local adonde hayamos tenido que carenar. Porque sería una misión imposible que siempre perderíamos. Los crucigramas y sus variantes, sin embargo, suelen ser más dóciles.

Los hay de distinto formato, de variada complejidad, silábicos o de letras: es amplia la versatilidad que emplean sus creadores, a quienes rindo tributo. Debe ser difícil imaginar combinaciones de vocablos, hallarles significación real, y dibujar un esquema donde ir colocando lo que el jugador considere más acertado. Como es lógico, cada país tiene sus códigos lingüísticos, su forma de recrear el abecedario, sus juegos preferidos. De ahí que resulte casi imposible tratar de resolver un crucigrama extranjero, aun cuando sea, como nosotros, de una comunidad hispanohablante. Los de México, por ejemplo, son casi inentendibles. Los de España, otro tanto. Compartir un mismo idioma no asegura que nos expresemos igual, en términos cotidianos.

La cuestión se complica cuando un crucigrama cubano debe ser resuelto con palabras foráneas. Los ejemplos son muchos. Citaré textualmente algunos recientes: “En México: moño”; “En México: elegante”; “En Argentina: industria de las salazones”; “En México: petimetre”; “En Bolivia: Cruce de dos ríos”; “En América central: pollo sin plumas”. En ocasiones se exigen conocimientos de geografía francamente imposibles. En estos casos, no queda más remedio que ir a la hoja de “Soluciones” ipso facto, porque no se trata de que hayamos olvidado la palabra correcta, sino de que jamás hemos tenido ni pálida idea de ella. Verbigracia: “Zona ganadera del nordeste brasileño”; “Municipio de Bélgica”; “Humanista holandés”. El desconocimiento de la flora y la fauna de otros países nos avergüenza, porque no sabemos contestar preguntas como “Palma filipina”, “Volcán de Sicilia”, “Árbol leguminoso de las Antillas”, “Río de Rusia”, “Ave trepadora de México” y la mejor de todas: “Cierta palmera pequeña de Costa Rica”.

Quienes solemos buscar distintas variantes de cruzar palabras, llegamos a identificar estilos diferentes en los creadores de estos entretenimientos, y seleccionamos el que sea de nuestro agrado. A mí, por ejemplo, me gustan los ingeniosos, los que me causan gracia. No es lo mismo pedir “Mario Antúnez Oropesa, iniciales” que “Dirigente chino fallecido”. Mao, por cierto, aparece en incontables páginas de crucigramas, como si solo él hubiera muerto en la República Popular China, donde, como es natural, mueren personas a diario, sean dirigentes o no. Algo similar ocurre con Lot, cuya mujer fue convertida en estatua de sal, y con Ra, Dios del sol según los egipcios.

“Sin otro apellido”, “Escuela Nacional de Arte” y “Hermano de mi padre” son significados permanentes, al igual que Pi, “la constante matemática”, “Alcohólicos Anónimos”, “Pasado Meridiano” y “Antes de Nuestra Era”. Casi puede decirse que SOA, ENA, TIO, PI, AA, PM y ANE no faltan nunca a la fiesta de las letras. Por razones de comodidad, supongo, algunos términos son acuñados como exclusivos, lo cual resulta graciosísimo. “Ala” es siempre parte del avión o del ave, “Col” es la única planta hortense, “Te” la única infusión, y “Sala” la pieza favorecida de una casa. O sea, un avión nunca tiene hélices, ni un pájaro posee pico ni plumas; no existe la acelga ni el comedor, según los crucigramas comunes.

Otra variedad muy simpática es la manera de dividir palabras, según el método que prefiera el inventor del juego. Si deben colocarse las letras PEL, hay quien pide: “Pedro Esmérido López”, mientras otros escogen “Pelees hasta la mitad”. Si es necesario colocar TIS, puede solicitarse “Tamara Iñazo Suárez” o “Final de mentís”. A veces se raya en lo absurdo, lo cual enriquece la diversión: “Están en pollo” en lugar de “consonantes o vocales de pollo”. Solo nos orientan la búsqueda de letras, sin más datos. “Medio cráter”, “el de La Habana está en el Morro” o el exquisito “Primero” nos dejan a medio camino entre la pena y el desconsuelo, porque no es fácil admitir que debamos poner CRA y FARO en los dos primeros ejemplos, y debatirnos en qué habrá querido decir el autor del crucigrama con el críptico mensaje “Primero”: ¿Será Adán…o el número Uno?

crucigrama herpburn

De una forma u otra, siempre terminamos por consultar el capítulo “Soluciones”, ya sea para plagiar el resultado, o para comprobar nuestros conocimientos. No se descarta la posibilidad de interactuar con el responsable del desvelo que implica resolver un crucigrama, al estilo de un monólogo. He visto compatriotas en medio de la cola para inscribir la casa, proferir insultos mientras rellenan los espacios en blanco de un cruce de palabras, y a otros, exclamar satisfechos “!Lo sabía, lo sabía!”. Por todo lo expresado, recomiendo fervientemente adherirse al pasatiempo instructivo de aprender jugando, en lo que llegan funcionarios, guaguas, cuños, firmas y el papeleo infinito de nuestra querida burocracia. Quien quita que un día aprendamos al fin lo que significa “En Honduras y Venezuela, pasar una cuerda por un agujero abierto en la nariz de la res para obligarla a caminar”.

 

2 Comentarios

  1. Liana 2 años ago says:

    ¡Genial como siempre¡ Resolver crucigramas es una de mis pasiones. ¡Abrazos!

    Responder
  2. Yannis Lobaina 2 años ago says:

    Me fascinan los crucigramas, las sopas de letras, y los Sudokos…Naricear jejej, como los cubanos no van a saber que significa? Querida Laidi… Un gran abrazo, gracias!!!!

    Responder

ENTRADAS RECIENTES

Categorías

junio 2018
L M X J V S D
« Abr    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

SÍGUEME

Suscríbete


LAYOUT